La variedad del paisaje de la provincia de Huelva va desde el Andévalo y la Cuenca Minera, hasta los bosques umbríos de la sierra y las dehesas de encinas; de la campiña del Condado sembrada de pueblos agrícolas hasta la costa, un litoral de inmensas playas que alcanzan los límites del Parque Nacional de Doñana; y en el área Metropolitana, la capital se rodea de municipios ligados al descubrimiento del Nuevo Mundo. La aventura colombina cambió el destino de Huelva y el del resto del mundo, partiendo de esta provincia andaluza, cuya cultura está ligada a la presencia humana desde hace más de tres mil años.

Huelva es tierra de poetas y pintores, en Moguer nacieron, el Nóbel Juan Ramón Jiménez y el pintor Rafael Romero Barros, padre de Julio Romero de Torres, y en la antiquísima Nerva vino al mundo el delicado y especialísimo pintor cubista Daniel Vázquez Díaz.

Cuna de legendarios marineros y de gentes del campo, tierra de fronteras y conquistadores, que hacen de ella un territorio de contrastes palpables en los paisajes, en la arquitectura, en las costumbres. Cuando Huelva canta flamenco mece sus sones entre los cantes mineros, los fandangos y la dulce caricia de los cantes de ida y vuelta.

Para hablar de los contrastes de su rica y variada gastronomía, necesitaríamos otro post. Citaremos aquí algunos de los regalos del océano Atántico: Atún de almadraba, Rodaballo, Gambas blancas o Pez espada entre otros, y un surtido de conservas de Isla Cristina, de estanterías gourmet. Y de la sierra sólo dos cosas, por no extendernos: las gloriosas setas otoñales y los manjares de dioses de la D.O.Jamón de Huelva.

Los que siguen son sólo un ramillete de pueblos que contienen la esencia de esos contrastes, pero al viajero atento, le sorprenderá cualquier rincón insospechado de esta bendita provincia del oeste andaluz.

Sanlúcar de Guadiana
Sanlúcar de Guadiana. Fuente

Sanlúcar de Guadiana

Situada en el Andévalo occidental, tiene al río Guadiana como frontera con Portugal, una frontera que lo és tanto como un vínculo entre las dos riberas.

El Castillo de San Marcos corona la colina a cuya falda se extiende el pequeño caserío blanco que se mira en las aguas del Guadiana. Levantado el 1642 con motivo de la guerra de independencia de Portugal, hoy desde su atalaya se disfruta de un paisaje cuyo valor está en la belleza de sus contrastes.

Además de la Iglesia de Nuestra Señora de las Flores, y de la calidez de sus pocos más de cuatrocientos vecinos, en Sanlúcar se puede disfrutar de la tirolina más larga de Europa. Una divertida forma de sobrevolar la plateada frontera del Guadiana entre este precioso rincón de España y el municipio de Alcoutim, ya en Portugal.

Minas de Riotinto
Minas de Riotinto. Fuente

Minas de Riotinto

Desde la Edad del Cobre se une la historia de las minas a la de la vida de sus habitantes. En el siglo XIX un consorcio británico fundó la Rio Tinto Company Limited, lo que significó el apogeo económico de la zona. En 1888 tuvo lugar aquí la primera manifestación con carácter medioambiental de las que se tiene noticia, su disolución costó más de 100 muertos. El escritor Juan Cobos Wilkins, hijo de Riotinto, basó en estos hechos el argumento de su novela El corazón de la tierra, que fue llevado al cine. Hoy las minas están en proceso de reactivación. Un Museo, visitas organizadas a algunas minas, y un viaje en el ferrocarril más antiguo de España, acercan a la historia y las sensaciones de este extraordinario entorno.

Tierra de primicias, aquí nació por iniciativa inglesa en 1878, el Río Tinto Foot-Ball Club, primer club de futbol de España, origen del Huelva Recreation Club, fundado en 1889 por W. Alexander Mackay en Huelva. Y en el mismo siglo nació aquí el Escultismo (exploradores-scouts), por iniciativa también de la RTCL.

Monasterio de Santa Clara y Monumento a Colón en la Plaza de las Monjas
Monasterio de Santa Clara y Monumento a Colón en la Plaza de las Monjas . Fuente

Moguer

La Urium romana que nació junto a su Torre de Defensa, alrededor de la cual los almohades levantarían un castillo que guarda entre sus restos capítulos esenciales de la historia de esta preciosa villa. Primer Señorío de la zona desde 1333, fue su I Señor Don Alonso Jofre Tenorio, quien levantaría el Monasterio de Franciscanos del Corpus Christi y el de Santa Clara tan directamente ligado al descubrimiento de América, hoy es visita imprescindible y recomendable en el recorrido de Moguer. Como lo es la visita a la Casa-Museo de Zenobia y Juan Ramón. Son muchos los sitios a visitar en Moguer, desde aquí os recomendamos un alto en el camino que nos agradeceréis seguro, en la Confitería la Victoria, sus sabores son inolvidables.

Moguer es Bien de Interés Cultural de los Lugares colombinos, aquí nacieron los hermanos Niño, tan importantes en la hazaña de América; es también B.I.C. de los Lugares Juanramonianos, por ser cuna del poeta Juan Ramón Jiménez, y tiene en su término municipal 3590 hectáreas que forman parte del Parque nacional y natural de Doñana, declarado Patrimonio de la Humanidad. De sus playas es imprescindible la conocida como Playa del Parador, un paraje natural espectacular..

Aracena
Aracena. Fuente

Aracena

Integrada en el Parque natural de Sierra de Aracena y Picos de Aroche, Aracena tiene atractivos más que sobrados para volver siempre. Visitar la Prioral del Castillo es adentrarse en un resumen de largos años de historia, así de ecléctico es el templo terminado con claros influjos de la catedral de Sevilla, y el mismo Castillo, construido sobre una Alcazaba almohade y al parecer vinculado al Temple, tuvo después como señor al Conde Duque de Olivares y posteriormente un Príncipe de Aracena en la persona del Conde de Altamira. Sólo las vistas merecen el paseo.

De los imprescindibles de la visita es sin duda alguna la Gruta de las Maravillas, situada bajo el Castillo es un paseo fantástico por la entrañas de la tierra.

Hay en Aracena un Museo del Jamón, y claro no os aconsejamos que os marchéis sin probar este abundante manjar, que por otro lado lo vais a encontrar en cualquier rincón de Huelva, pero en Aracena es difícil escapar a la presencia de su aroma. Dos recomendaciones certificadas por quien escribe: Restaurante Essentia y los Piononos de la confitería Rufino

Murallas de Niebla
Murallas de Niebla. Fuente

Niebla

Niebla recuerda una kasba norteafricana cercada por la monumental muralla defendida con más de cuarenta torreones. Guarda dentro las ruinas del templo de San Martín, construido sobre la mezquita menor, y la iglesia de Santa María de la Granada, sobre la mezquita principal. Que tuviera dos mezquitas da idea de la magnitud de la ciudad. La importancia historico-cultural de Niebla en la Baja Andalucía es impresionante, aunque ahora languidezca tras sus murallas. Testimonios del Neolítico; minas que atrajeron a los fenicios; atravesada por la importante calzada romana que unía la desembocadura del Guadiana con la ciudad de Itálica; una historia islámica que llevó sus dominios hasta el Cabo de San Vicente y un brillante siglo XIV en manos de los Guzmanes, del que guarda los ecos el Castillo (hoy centro de importantes actividades culturales). A partir del siglo XVII comenzó su decadencia que se vió acrecentada en 1755, cuando el terremoto de Lisboa arruinó gran parte de su patrimonio.

Interior mesquita Almonaster la Real
Interior mesquita Almonaster la Real. Fuente

Almonaster la Real

Dentro del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, a sólo cuarenta kilómetros de Portugal se encuentra este precioso y especialísimo pueblo de Huelva. Con una historia documentada desde hace más de 3000 años. Conserva entre su pequeño y blanco caserío la única portada de estilo Manuelino de Andalucía, en la iglesia de San Martín.

Siguiendo el sendero del Castillo, que fue en época romana un emplazamiento militar, y sobre lo que fue un monasterio visigodo, se conserva una pequeña mezquita del s.X de valor excepcional, pues es la única mezquita en España que ha llegado prácticamente intacta a la actualidad en una zona rural.

Entre los muchos atractivos de este pueblo serrano cabe destacar lo que se considera una auténtica joya del folclore. Son las múltiples variedades del fandango: hay 3 tipos de fandangos: el de la Cruz (de las Cruces de Mayo), el de Santa Eulalia (que se canta y baila en la romería de Santa Eulalia), y el aldeano (de las aldeas y de reuniones familiares).

Muelle de las Carabelas. Palos de la Frontera
Muelle de las Carabelas. Palos de la Frontera. Fuente

Palos de la Frontera

Antiguo pueblo pesquero y comercial, volvió la vista para su sustento al mundo agropecuario siendo hoy el cultivo del fresón su actividad principal. Hay también en su término municipal industrias dedicadas al refino de petróleo para la producción de combustibles, o el almacenamiento y regasificación de gas natural licuado.

Su historia está ligada al Descubrimiento de América, formando parte del itinerario histórico artístico conocido como los Lugares Colombinos, pues fue de su puerto de donde partieron el 3 de gosto de 1492 las tres carabelas que llegarían al Nuevo Mundo el 12 de octubre del mismo año.

Cuna de los hermanos Pinzón, y de tantos otros marineos que apostaron sus vidas en la expedición, su casa-museo es visitable, y en el Monasterio de la Rábida, en la Iglesia de San Jorge, y en el Muelle de las Carabelas, hay testimonios de aquellos históricos momentos.

Saca de Yeguas
Saca de Yeguas. Fuente

Almonte

De orígnes que se remontan a la edad del Bronce, Almonte es el municipio más extenso de la provincia de Huelva. Tiene dentro de su término municipal la playa de Matalascañas, la aldea de El Rocío y una zona del Parque Nacional de Doñana. Relacionada con éstos dos últimos, está la romería de la Virgen del Rocío, patrona de Almonte, que atrae a miles de personas cada lunes de Pentecostés

En las fiestas de San Pedro tiene lugar la Saca de las Yeguas, un acontecimiento de raices centenarias, regulado en 1504 por una ordenanza del Duque de Medina Sidonia. Las yeguas se buscan en distintas zonas de las marismas y se llevan hasta el pueblo pasando antes por la aldea de El Rocío, para ser bendecidas por el sacerdote de la Ermita. Permancen unos días en Almonte durante los cuales se le realizarán varias faenas, como la tusa (cortar el pelo) y el herrado de las potras, con el fin de prepararlo para su venta.

Interesante es la visita a la Pinacoteca de Almonte que cuenta con una exposición permanente del pintor surrealista cubano Jorge Camacho.

Silos centenarios de Trigueros
Silos centenarios de Trigueros. Fuente

Trigueros

Entre las pequeñas colinas que dibuja el terreno entre los ríos Tinto y Odiel, muy cerca de Moguer, encontramos Trigueros, probablemente ligado al pueblo cúneo de los iberos. Romanos, almohades y cristianos dejaron aquí testimonios de sus culturas, pero en 1755 el terremoto de Lisboa arrasó gran parte del legado arquitectónico, como en tantos lugares de Huelva. Respetó el famoso temblor un testigo del Neolítico, el Dolmen del Soto, de corredor largo (conjunto de dólmenes yuxtapuestos), siendo el más grande de los encontrados en la provincia de Huelva. Es de reseñar el Colegio de Santa Catalina, de fundación jesuita, donde se instaló la primera imprenta de la provincia y posiblemente la primera escuela de medicina.

En la imagen vemos los silos de Candón, en las cercanías de Trigueros, antiguos almacenes de cereales que pasaron a ser palomares, cuya belleza deja un misterio en el aire al que es difícil resistirse.

Barcas en la orilla
Barcas en la orilla. Fuente

Ayamonte

Terminamos nuestro recorrido en Ayamonte, en la desembocadura del Guadiana, frente a las costas portuguesas. Su origen es incierto, iberos, tartesos, griegos, romanos, árabes y cristianos han forjado el sedimento de la actual población. Marinera, blanca y serena, como toda la costa de Huelva.

Guarda Ayamonte recuerdos de su historia defensiva en los restos de los Baluartes de las Angustias o de las Flores, en la Torre de Isla Canela, o en el Bonete del Artillero. Perdió todo vestigo de su castillo, hoy en su solar se levanta el actual Parador Nacional.

Las playas de Isla Canela y Punta del Moral, extensiones de arena dorada cuyo horizonte se pierde, el senderismo que recorre el Sendero de las Salinas del Duque, o que descubre ermitas como la del Carmen en el barrio de Canela, refugio que fue en los tiempos de la invasión francesa de los padres de la Pepa, nos parecen una buena forma de decir hasta pronto a la provincia de Huelva.

Si te ha gustado este post, te interesará suscribirte a nuestro boletín. Mandamos un correo a la semana, los domingos, con todas nuestras novedades y toda la información que te interesa.