El parque de María Luisa de Sevilla es uno de los pulmones verdes de la ciudad. Declarado en 1983 como Bien de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico, el parque comienza su historia como tal en 1893. Ese año la infanta María Luisa Fernanda de Borbón, viuda ya del duque de Montpensier, donó a Sevilla parte de los jardines del palacio de San Telmo, su residencia. Fue inaugurado como parque urbano en 1914. Los jardines de los Montpensier fueron diseñados por el jardinero francés André Lecolant

Las plazas de España y de América fueron construidas para la Exposición Iberoamericana de 1929, y se integraron en el parque como en un jardín público. De aquella ampliación fueron los artífices el arquitecto Aníbal González y al paisajista francés Jean-Claude Nicolas Forestier.

Forestier respetó la arboleda existente y plasmó en el parque de María Luisa las influencias de El Alcázar de Sevilla, de La Alhambra de Granada y el Generalife, y del Retiro de Madrid.

Parque de María Luisa de Sevilla
Parque de María Luisa de Sevilla David Martínez Gómez.

El parque de María Luisa es un espacio con una fuerte personalidad. Su aspecto es la suma de un jardín romántico (el que creó Lecolant para los Montpensier), y el despliegue de sensibilidad y cultura que derrochó Forestier añadiendo un trazado pleno de colores, alegría, luz, espacios abiertos e íntimas glorietas envueltas por sensuales aromas y los susurros del agua de sus fuentes.

Forestier creó una bellísima y delicada obra de arte que Aníbal González abrió y cerró con dos plazas monumentales, la icónica Plaza de España y la espléndida y riquísima Plaza de América, en la que en la actualidad hay dos imprescindibles museos sevillanos.

La Plaza de España, un escenario de cine.

Detalle de un puente de la Plaza de España de Sevilla
Detalle de un puente de la Plaza de España del parque de María Luisa de Sevilla Fuente

Espectacular escenario de cine, es sin también un escenario cotidiano para los ciudadanos de Sevilla que la disfrutan desde 1929, cuando fue construida por Aníbal González como el edificio principal, y el de mayor envergadura, de la Exposición Iberoamericana que se celebró ese año en la ciudad de La Giralda.

Es sin duda una de las plazas más fotografiadas del mundo, una de las más bellas. Ha sido escenario de algunas famosas películas como Lawrence de Arabia, El Viento y el León, o Star Wars Episodio II: El Ataque de los Clones. Es también un escenario fotográfico de bodas y de promesas de amor grabadas en selfis.

Ya nos paseamos por su historia en este artículo. Su forma semi-elíptica simboliza un abrazo de España a sus antiguos territorios americanos. Enfocada hacia el Guadalquivir, el camino hacia América, esconde rincones llenos de romanticismo, como los paseos en barca por el canal que repite de norte a sur la forma elíptica del abrazo, o la exuberancia arquitectónica de sus historicistas galerías porticadas.

Es uno de esos lugares que no se pueden dejar de mirar con “ojos de turista”.

La glorieta de Bécquer

Parque de María Luisa de Sevilla. Monumento a Bécquer
Parque de María Luisa de Sevilla. Monumento a Bécquer Luis Irisarri

Un monumento a un poeta y un canto al amor. Su planta circular la centra un monumental Taxodio; ciprés de los pantanos o ciprés calvo, que tiene más o menos ciento cincuenta años. Lo de calvo es porque su liviano y majestuoso follaje, se torna rojizo y cae en otoño: el amor perdido. En primavera nace de nuevo el elegante follaje, verde y alegre como el comienzo del amor.

Si quieres conocer El parque de María Luisa de la mano de un guía, esta visita de Civitatis es una gran opción. Además del romántico parque la visita incluye un minucioso paseo por la emblemática Plaza de España.

La glorieta la eligieron los hermanos Álvarez Quintero y el escultor Lorenzo Coullaut Valera para rendirle un homenaje al más romántico de los hijos de Sevilla. Gustavo Adolfo Bécquer. El gran poeta romántico que influyó decisivamente en la poesía española.

Está pensado para verlo de manera circular, asociándolo así a la idea de eternidad. Al recorrer ese círculo encontramos “abrazando” el Taxodio, un grupo escultórico. Frente a su viejo tronco, el poeta, esculpido en mármol, se yergue sobre un pedestal, y a sus pies una figura alegórica de bronce, representa el amor herido, mientras aparece a su izquierda, también en bronce, Cupido preparado para herir con sus flechas. Sentadas en un banco tres bellas figuras femeninas, de mármol, representan los tres estados del amor: el “amor ilusionado”, el “amor poseído” y el “amor perdido”, cantando así la rima “El amor que pasa”, compuesta por Bécquer:

Los invisibles átomos del aire/en derredor palpitan y se inflaman/el cielo se deshace en rayos de oro/la tierra se estremece alborozada/Oigo, flotando en olas de armonías/rumor de besos y batir de alas/mis párpados se cierran…¿Qué sucede?/Dime/¡Silencio!/¡Es el amor que pasa!

En otros tiempos podían leerse los versos del poeta en libros dispuestos en anaqueles hoy desaparecidos.

El Monte Gurugú en el parque de María Luisa de Sevilla

Monte Gurugú den el Parque de María Luisa de Sevilla
Monte Gurugú en el parque de María Luisa de Sevilla Fuente

Este rincón tan especial se construyó en 1929 con motivo de la Exposición Iberoamericana. Fue un homenaje a los caídos por la patria en el ataque a los españoles por parte de las cábilas rifeñas en la batalla de Annual, llamado históricamente el Desastre de Annual. Construido como una réplica del Monte Gurugú de la sierra de Nador marroquí, cercano a la ciudad de Melilla.

Desde el Monte Gurugú se disfrutan de unas espléndidas vistas del parque María Luisa. Es un bello y exótico rincón refugio de enamorados.

Esta pequeña elevación de unas decenas de metros termina en una cúpula a la que se accede por una escalera pedregosa. Tiene una cascada de agua que cae a un pequeño estanque, lo que crea una sensación muy especial entre el verdor vegetal y la humedad y el sonido del agua al caer.

La isleta de los pájaros

Pabellón de Alfonso XII en el Parque de María Luisa
Pabellón de Alfonso XII en el parque de María Luisa Fuente

Es un estanque habitado por cisnes, pavos reales, patos y otras aves que merodean por su entorno. Creado por el paisajista Forestier en la remodelación del jardín de los Montpersier para la Exposición Iberoamericana de 1929. Forestier respetó el Pabellón de Alfonso XII, creando a su alrededor un bonito estanque que le da la vida a los pájaros durante los calurosos veranos de Sevilla.

El Pabellón de Alfonso XII es un rincón de la isla, al que se puede acceder. Es un pequeño templete de planta hexagonal con formas neoárabes, donde dice la leyenda que el rey Alfonso XII declaró su amor a la malograda María de las Mercedes.

La Glorieta de la Concha

Glorieta de la Concha. Parque de María Luisa de Sevilla
Glorieta de la Concha, en el parque de María Luisa de Sevilla Fuente

Esta preciosa glorieta fue diseñada por Forestier, el ceramista sevillano Manuel Garcia Montalván y el escultor, también sevillano, Manuel Delgado Brackenbury. Es uno de los “claros” en medio de este bosque urbano que es el parque de María Luisa de Sevilla.

La mezcla neoclásica de las esculturas que simbolizan las cuatro estaciones y los azulejos sevillanos que enmarcan los bancos y los muros de los parterres se llenan de vida con los setos de bonetero, procedentes de Japón, y variadas plantas de flor.

De Japón proceden también los árboles de Júpiter que crecen en esta romántica glorieta, franqueada en sus bordes por esbeltas palmeras de la fortuna. Una síntesis exquisita de culturas y naturaleza.

El nombre le viene por la concha de color cobrizo que tiene la fuente que marca su centro. En los años sesenta del siglo pasado fue profundamente remodelada.

El Estanque de los Lotos

Estanque de los lotos. Parque de María Luisa de Sevilla
Estanque de los lotos en el parque de María Luisa de Sevilla Fuente

Este es otro romántico y pequeño vergel donde refugiarse en el Parque de María Luisa de Sevilla. Cipreses de los pantanos, arces, enredaderas envolviendo sus pérgolas, jazmines, madreselvas, parasoles de la China, son algunas de las especies observadas desde muy alto por un gran plátano oriental. Cualquiera de los bancos bajo sus pérgolas cubiertas de buganvillas son una invitación al descanso o a la lectura.

Este estanque rectangular tiene en su corazón una fuente de mármol con un surtidor, aislada de los visitantes y en línea con una escultura en honor de la infanta María Luisa de Borbón, alma primera de este parque, que preside la llamada Glorieta de María Luisa. Los dos espacios están unidos en un paseo lleno de aromas sevillanísimos.

Plaza de América

Museo de Artes y Costumbres Populares
Museo de Artes y Costumbres Populares Fuente

La Plaza de América en el parque de María Luisa de Sevilla es un monumental y frondoso jardín que forma parte del imaginario popular sevillano por la numerosa presencia de palomas que atraen a chicos y grandes. Hay kioscos donde venden pienso para dar a las palomas que revolotean entre la gente buscando su preciada golosina.

Tres edificios historicistas emergen entre la vegetación de esta espléndida plaza. El Pabellón mudéjar, hoy Museo de Artes y Costumbres Populares. El que fue Pabellón de Bellas Artes en la Exposición Iberoamericana de 1929, hoy Museo Arqueológico, (de ambos museos os damos información aquí) y el Pabellón Real que fue centro de exposiciones en la mencionada Exposición Iberoamericana.

Museo Arqueológico Provincial de Sevilla
Museo Arqueológico Provincial de Sevilla Fuente.

Entre sus rosaledas y palmeras hay una serie de glorietas entre las que se encuentra la dedicada a Miguel de Cervantes. Un octógono en cuyo centro da sombra una espléndida araucaria rodeada por cuatro bancos decorados con azulejos de cuerda seca, cuyas figuras se pasean por su obra magna, Don Quijote de la Mancha. Entre los bancos unos anaqueles, pensados como librerías, sobre los que había reproducciones ecuestres de las figuras de Don Quijote y Sancho Panza, hoy desaparecidas.

Si te ha gustado este post, te interesará suscribirte a nuestro boletín. Mandamos un correo a la semana, los domingos, con todas nuestras novedades y toda la información que te interesa.