Hace unas semanas hablábamos en este blog de la magia que envuelve el mundo de la vidriera, y dejábamos pendiente una mirada a este escultor nacido en Tacoma, Washington, que lleva desde muy joven buscando expresar su feliz idea del arte de la escultura a través del vidrio soplado. Cuenta que una de sus inspiraciones contínuas es el jardín de su madre en su Tacoma natal, donde comenzó su andadura.

Chihuly se graduó en la Universidad de Washington, en Seattle, licendiándose en Diseño de Interiores. Cursó un Máster en Ciencias de la Escultura en la Universidad de Wisconsin y otro Máster en Bellas Artes en la Escuela de Rhode Island del Diseño.

En 1968 gracias a una beca Fulbright, estudió en la fábrica Venini de Murano, donde aprendió que el trabajo en equipo es fundamental en las técnicas del vidrio soplado. El proceso que fragua estas piezas necesita la implicación de una serie de personas que actúan en una sincronía como la que ocurre en una orquesta, así surge esta especie de milagro que explican mejor que cualquier palabra las imágenes de sus obras.

Dale Chihuly exposición en  Atlanta Botanical Gardens
Dale Chihuly exposición en Atlanta Botanical Gardens. Fuente
Dale Chihuly exposición en  San Francisco
Dale Chihuly exposición en San Francisco. Fuente
Dale Chihuly Medusa
Dale Chihuly Medusa. Fuente

Ha montado instalaciones centradas en la idea del jardín, fruto de su fascinación por las formas abstractas que le ofrecen la naturaleza, los jardines o el océano y sus criaturas. De todos ellos hay reflejos en sus esculturas.

La búsqueda del paraiso a través del jardín es un anhelo perseguido por el hombre desde las culturas más ancestrales. Chihuly ha intervenido con sus creaciones en un buen númeo de parques, entre los que se encuentran: el Conservatory Garfield Park, en Chicago y “Mille Fiori” en el Museo de Arte de Tacoma. Desde el año 2001 ha dejado su huella en varios jardines botánicos como en el Garfield Park de Chicago, en el Real Jardín Botánico de Kew, cerca de Londres, en el Jardín Botánico de Nueva York, en el Pittsburgh Phipps, o en el Botánico de Missouri, entre otros muchos.

Dale Chihuly Lámpara azul
Dale Chihuly Lámpara azul. Fuente
Dale Chihuly  The Hill, San Luis, Misuri
Dale Chihuly The Hill, San Luis, Misuri . Fuente
Dale Chihuly Dallas Star
Dale Chihuly Dallas Star. Fuente

La organicidad de sus esculturas de vidrio se mezclan con naturalidad entre la flora de los jardines o las formas arquitectónicas, añadiendo fantasía y belleza a los caminos cotidianos. La danza de la que hablábamos al principio la compone aquí la unión entre la naturaleza, el arte y la luz.

Dale Chihuly Desert Botanical Garden
Dale Chihuly Desert Botanical Garden. Fuente
Dale Chihuly Chihuly at the Dallas Arboretum
Dale Chihuly Chihuly at the Dallas Arboretum. Fuente

Su enorme éxito hace que encontremos sus esculturas cubriendo techos de hoteles, casinos o museos.

Dale Chihuly Museum Fines Arts Montreal
Dale Chihuly Museum Fines Arts Montreal. Fuente
Dale Chihuly Columbus, Ohio
Dale Chihuly Columbus, Ohio. Fuente
Dale Chihuly  The Children's Museum of Indianapolis
Dale Chihuly The Children’s Museum of Indianapolis. Fuente

Cuando se acerca a tamaños más pequeños, nos sorprenden pequeñas joyas que producen una fascinación más alcanzable, por su cercanía; en ellas la explosión del color sigue envolviento un movimiento que es una constante en toda la obra de Chihuly.

Dale Chihuly Exposición en la Halcyon Gallery
Dale Chihuly Exposición en la Halcyon Gallery. Fuente
Dale Chihuly  Litvak Gallery, Tel Aviv
Dale Chihuly Litvak Gallery, Tel Aviv. Fuente
Dale Chihuly Exposición Macchia Forest
Dale Chihuly Exposición Macchia Forest. Fuente
Dale Chihuly   Young Museum
Dale Chihuly Young Museum. Fuente
Dale Chihuly  Museo Victoria and Albert London
Dale Chihuly Museo Victoria and Albert London. Fuente

En 1976 y en 1979 sufrió dos accidentes. Uno le costó la vista de un ojo y el otro la imposibilidad de mover libremente un brazo, con lo cual no puede soplar vidrio. Pero lejos de alejarle de su empeño, simplemente cambió el rol, según sus propias palabras “ahora no soy bailarín, soy coreógrafo”. En efecto, dirige un grupo de personas que lleva a cabo sus diseños, aunque la composición de estas “musicales y coloridas esculturas sigue siendo obra suya”

El espectacular juego de luces y formas despierta la imaginación de la mirada sorprendida de quienes se crucen con sus obras.

Dale Chihuly  Chihuly's Sun
Dale Chihuly Chihuly’s Sun. Fuente

La naturaleza y el Cosmos en una coreografía sin límites.

Dale
Dale. Fuente

La mayor exposición permanente de su obra se encuentra en el Museo de Arte de Oklahoma City. Es además empresario y tiene una galería en el Las Vegas City Center en Gallery Row y dos tiendas en asociación con los MGM Resorts International, una en el famoso Hotel Bellagio de Las Vegas, del que hablábamos en nuestra entrada sobre las vidrieras, y otra en el MGM Grand Casino en Macao.